Buscar

9 Consejos para empezar la observación de aves


Foto: Diane Helentjaris, Unsplash
Foto: Diane Helentjaris, Unsplash


La observación de aves está, hoy en día, más en boga que nunca debido a la alta demanda de turismo ecológico por parte de los viajantes como una actividad no solamente lúdica, sino de ayuda al cuidado del ambiente y sus recursos.


Sin embargo, hay que decir que el aviturismo, a pesar de ser ecológico, tiene sus propios protocolos y parámetros para llevarse a cabo, pues se trata, básicamente, de un turismo de nicho.


Lo fundamental será siempre el respeto por la naturaleza, disfrutar del ambiente. Por lo mismo debemos en lo posible dejar intacto el entorno, de manera que sea una experiencia agradable, duradera y útil.


Por ello, queremos compartir contigo 9 consejos para iniciar este espectacular mundo de la observación de aves.


1. Llevar ropa cómoda: Las jornadas de observación de aves o “pajareadas” suelen ser, mayormente, en entornos naturales. Debido a la naturaleza tímida de las aves, para ver alguna en su esplendor, son pajareadas largas. Por ello es recomendable siempre vestirse cómodamente con prendas cuya tela deje pasar el aire.


Así mismo, la ropa en sí juega un papel importante; hay que evitar colores llamativos que desentonen con el ambiente, pues las aves sabrán que es un elemento extraño. Hay que vestir de color conforme al lugar donde ser vaya a pajarear; de colores vegetales y terrosos.


2. Evitar sonidos innecesarios: como apuntamos anteriormente, los pájaros son sensibles a elementos extraños a su propio entorno, y esto no es solo en lo visual, sino también en lo auditivo. Por ello es importante evitar sonidos extraños/molestos para ellos si es que quieres que un ave se deje ver. -Hablar: La pajareada se trata más de ver que de hablar, por lo mismo no precisas tanto hablar, si debes hacerlo, procura hacerlo en voz baja lo suficiente para darte a entender con tus compañeros de grupo. También existen formas no verbales de comunicarse cuando faltan las palabras. -No sonidos ornamentales: De la misma manera, evita llevar música, esto además de molestar a las aves, te distrae de la naturaleza y de los mismos cantos de las aves que más adelante hallarás como otra forma de identificarlas.

Imagen: Birders: The Central Park Effect, HBO
Imagen: Birders: The Central Park Effect, HBO

Con sonidos ornamentales también nos referimos a los llamados “playbacks” que son grabaciones de sonidos de aves usados con el propósito de atraerlas. Son una mala práctica dado que pueden alterar la dinámica reproductiva, territorial o de la misma supervivencia del ave en caso, claro, de que llegasen a responder.

3. Ve ligero: Como en el primer punto, recomendamos ir con ropa cómoda, la lógica nos lleva a recomendar lo mismo para los implementos, de manera que lo propio es llevar una mochila, de carga ligera en que lleves únicamente los elementos necesarios para la jornada; unos binoculares, una guía de campo, agua y una bolsa para la basura en caso de requerirse.

4. Ve en grupos pequeños: Con las aves hemos de ser especialmente sutiles, por lo que otra forma de impactar al mínimo el ambiente al hacer observación de aves es ir en grupos pequeños. El máximo número de integrantes debe ser diez, mínimo dos en caso de que no quieras ir solo y vayas con un amigo o un guía local.

5. Lleva agua: Caminar largas jornadas y en sitios con mucha humedad como en los pisos térmicos subtropicales (como Anolaima cuya altitud es de 1,657 m s. n. m.), llega a ser una actividad que, si bien es de bajo impacto, provoca deshidratación, por ello recomendamos llevar líquido, preferentemente agua, y en un envase reutilizable como un termo para evitar contaminación.


El equipo:


6. Binoculares: Las aves son tímidas en su mayoría (otras no tanto), por lo que, si bien no podemos acercarnos, la mejor forma es llevar unos binoculares o un monocular si se quiere. Los hay de diferentes marcas y presupuestos en el mercado, pero ¡OJO!, siempre hay que tener en cuenta la relación costo-calidad, pues puede que algunos sean económicos, pero te darás cuenta de como funcionan al momento de probarlos. Se recomiendan lentes de 10x42 para iniciar.

Foto: Ryan Magsino, Unsplash

De momento no recomendaremos cámaras porque, como dice el título, son consejos para quienes inician en la observación de aves. Una cámara requiere más destreza, cuidado y presupuesto.

7. Guía de campo: imprescindible para el reconocimiento de las aves. Especialmente para los noveles de ojos no entrenados, pues hay aves de muchas variedades que no memorizarás a las primeras veces y, por otro lado, hay aves entre sí distintas, pero con diferencias extremadamente sutiles que las hacen difíciles de distinguir unas de otras.

Guia Ilustrada de la Avifauna Colombiana. Autor: Fernando Ayerbe Quiñones / WCS Colombia
Guia Ilustrada de la Avifauna Colombiana. Autor: Fernando Ayerbe Quiñones / WCS Colombia

Así podrás también empezar a hacer tu lista personal de manera que lleves registro de tus hallazgos. Puedes encontrar guías de campo segmentadas por municipio, región, país e incluso continente y hasta de todo el mundo. Recomendamos, si apenas inicias, el más delimitado posible. Aunque la tecnología ha colaborado mucho con apps como E-Bird y Merlín Bird ID, que fungirán de guías de campo tanto del sitio donde tú pajarees como de todo el mundo y simultáneamente podrás allí mismo armar tu lista en tu celular.



8. Invierte en un guía local: Siempre es bueno invertir en un guía local por dos razones fundamentales.

1. Siempre aprenderás algo nuevo, pues de entrada un guía sabe más que el turista a quien presta sus servicios, si no de aves, de la región, los caminos o de las temporadas de avistamientos. Ahora imagina este factor multiplicado por el número de sitios que visitas y este otro factor por el número de visitas que hagas a cada uno, pues un guion del guía nunca es dos veces igual. Y esto aplica para todos, desde el más novato hasta el más experto de los pajareros. Nunca se para de aprender. 2. Promueves la economía local al contratar una persona que viva en el municipio, pues los recursos que inviertes, van directamente al bolsillo de la familia del guía y consecuentemente al del lugar promoviendo el turismo, motivándolos a dar un mucho mejor servicio y preservar el sitio, no solamente yendo a ver aves sino consumiendo su gastronomía local y sus artesanías.

9. Madruga: Se dice que hay gente que “se levanta con las gallinas” y esto es extrapolable a la gran mayoría de las aves, pues las aves también tienen hábitos y horarios estrictos. Un buen pajarero debe empezar a madrugar por gusto, porque ellas empiezan su jornada a las 4:00 am, aunque también pueden ser contempladas al atardecer, pero es mejor hacerlo desde temprano para abarcar más tiempo de avistamiento.


¿Y tú tienes otro tip que quieras compartirnos? por favor, déjanos saber en los comentarios.

46 visualizaciones0 comentarios
 
Mi título contenido de la página